Permiso de armas

¿Qué requisitos hay que tener para trabajar como vigilante de seguridad?

¿Os gustaría trabajar como vigilante de seguridad? Entonces os recomiendo que echéis un vistazo al post de hoy, pues os muestro qué requisitos tendréis que cumplir para conseguirlo en menos de dos meses.

Requisitos para trabajar como vigilante de seguridad

·      Curso formativo

Primero de todo tendréis que inscribiros en un centro de formación y superar el curso específico para trabajar como vigilante de seguridad. Tiene una duración de unas seis semanas y aprenderéis todo lo necesario sobre el oficio (incluidas técnicas de autodefensa).

El coste, como es lógico, varía según el lugar donde vayáis; pero haceros a la idea de que la matrícula ronda los 600 euros.

·      Pruebas de selección

Una vez aprobada la formación tendréis que presentaros a las pruebas de acceso que convoca la Secretaría de Estado de Seguridad. Para ello tendréis que ser mayores de edad en el momento de la solicitud, tener nacionalidad española o comunitaria, estar en posesión del graduado en ESO y haber superado un reconocimiento psicofísico que podréis hacer en los centros especializados.

Estas pruebas consisten en un examen físico con pruebas de velocidad, potencia, resistencia y flexibilidad; y en un examen teórico sobre asuntos de seguridad privada.

·      Tarjeta de Identificación Profesional

¿Habéis superado todas las pruebas que ha habido hasta el momento? ¡Enhorabuena! Ya queda menos.

Ahora básicamente tendréis que solicitar la Tarjeta de Identificación Profesional en la Jefatura Superior de Policía o en las comisarías provinciales. Pero eso sí, tened en cuenta que tendréis un límite de 3 meses para hacerlo.

Junto con la TIP se os entregará la Cartilla Profesional. Un documento que las empresas de seguridad para las que trabajéis os sellarán con las altas y las bajas. Digamos que es una especie de hoja de vida laboral.

·      Distintivo

Una vez tengáis la Cartilla Profesional y la TIP en vuestro poder os darán también la placa de identificación. La clásica ovalada de fondo blanco con letras rojas que dice “Vigilante de Seguridad”.

¡Y ya está! Con ese simple proceso podréis comenzar a ejercer como vigilantes de seguridad privada. Aunque eso sí, no podréis llevar armas de fuego encima. Para eso, una vez hayáis comenzado a ejercer, tendréis que haber sido destinados a un puesto que por sus características delicadas requiera un extra de protección. Podréis portar armas de fuego en los siguientes casos:

  • Cuando trabajéis custodiando objetos valiosos, dinero o valores.
  • Cuando estéis destinados en el cuerpo de seguridad privada de un centro militar, una comisaría, una fábrica de explosivos, un polvorín y en general de aquellas instalaciones donde se manejen objetos, armas o sustancias peligrosas.
  • Si os destinan a proteger un banco, una joyería o una empresa donde se maneje efectivo o piedras preciosas.
  • Si trabajáis como escoltas privados
  • Si os han destinado al equipo de seguridad de una central eléctrica. Sea nuclear o no.
  • Si formáis parte del equipo de seguridad privada desplegado como apoyo a la policía en trabajos de contención pública, escolta o recepciones oficiales.

En estos casos se requiere tramitar un permiso de armas cortas y un certificado médico específico.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *